miércoles, 17 de agosto de 2016

ELLA

Poemario publicado por Ediciones Bitácora de vuelos, 2016

Poema de la pág. 25


VIII

Sale al balcón porque las paredes le aprietan.
Despeinada mira lejanos edificios.
Su amor fue solo un estado febril sin ojos.
Habitante de la soledad, sobrevive
porque cree que él quizá vuelva. Se inocula
dosis de optimismo pero su corazón
sigue menguante y parpadea triste, débil.
Entra indecisa, se acomoda en el sillón
e hiberna...













jueves, 23 de junio de 2016

SEIS POETAS AL VACÍO

Ya a la venta el poemario en la editorial Artgerust. Enlace:
http://www.artgerust.com/libro/seis-poetas-al-vacio-por-vvaa/44374

También podéis pedir el libro escribiendo a este correo electrónico: aguadoalfonso1431@gmail.com

AUTORES:

José L. Campal, Agustín Calvo Galán, Eva Hiernaux, j seafree, José Carlos Velázquez y Alfonso Aguado Ortuño





viernes, 17 de junio de 2016

SEIS POETAS AL VACÍO




Poemario: SEIS POETAS AL VACÍO
Poetas: Alfonso Aguado Ortuño, José Carlos Velázquez, j seafree, Eva Hiernaux, Agustín Calvo Galán y José L. Campal


*
De pie él yacía
sobre el dado. La suerte
estaba echada.

Se inclinó un poco
mirando el precipicio
y vio el vacío. 

            (Alfonso Aguado Ortuño)   [haikus del vacío]


*
ASOMBRO

Todas las sombras que me habitan
son esclavas del ayer
que me susurran con insistencia
una plegaria suicida:
Vive, escribe,
di no.
Vive,
escribe, di no.
Vive... 
           (José Carlos Velázquez)   [si todo fuera nada]

*
       Musa, tierra,
      cuna y desván,
   tiempo sin palabras,

como una mirada baldía. 
                        (j seafree)   [orillas]

*
a qué espera la vida
para asomarse
a la línea del horizonte
de mi alma


espera al soplo
indeciso
de mi propio nombre 
                  (Eva Hiernaux)   [intemperie]

*
IV

En la aniquilación,
abro todo lo que me ata,

            no escasean las paredes ni los pasillos
            ni los reclinatorios,

intuyo que tampoco habrá gracia ni excepción
            para mí. 
                                 (Agustín Calvo Galán)   [el oficiante]

*
3

respirar se ha vuelto
una tarea indecible
y más cuando los demás desconocen
el horrendo hoyo sin eco que quema
y apartan de mis llagas su aliento 
                                         (José L. Campal)   [cortafríos]

jueves, 21 de enero de 2016

RETRATOS DE POETAS, Alfonso Aguado Ortuño

Portada del libro, enlaces al blog y a Babilonia Ediciones, y tres dibujos tipográficos de muestra:

miércoles, 18 de noviembre de 2015

IN MEMORIAM, último poemario de Alfonso Aguado



Editorial Corona del Sur. Colección: La botella de náufrago.
Reseña en Proyecto Desvelos: 

Un poema:

PREGUNTAS

Tu pensamiento,
la memoria de todo
lo que conociste,
¿dónde está ahora?

¿Por qué no eres?
La vida es un timo.
No lo comprendo.
¿Juegas al escondite?

Si estabas, eras,
¿qué queda de ti?
¿Solamente el recuerdo
de tus olas?

Lo que sentías,
¿vuela a mi alrededor?
Eso de estar muerto,
¿lo pediste?

miércoles, 14 de octubre de 2015

Nuevo poemario de Alfonso Aguado Ortuño: POEMAS DE TERROR Y MIEDO

Ya a la venta en:
http://www.artgerust.com/libro/poemas-de-terror-y-miedo-por-alfonso-aguado-ortuno/44137
y en:
http://www.amazon.fr/Poemas-terror-Alfonso-Aguado-Ortu%C3%B1o/dp/8416514585


Poema de muestra:

CUANDO YO MUERA


Cuando yo muera repicará el silencio,
tu corazón y el mío pasearán solos
por el olvido, el árbol y la montaña
cerrarán sus párpados, nocturnas flores
tomarán mi piel, una aurora boreal
será la última imagen que me corone,
no habrá memoria, todo será nada
y vosotros moriréis cuando yo muera.



miércoles, 23 de septiembre de 2015

POEMAS DE TERROR Y MIEDO. Alfonso Aguado Ortuño

Muy pronto, a la venta, nuevo poemario de Alfonso Aguado, Editorial ArtGerust, 2015


Poema de presentación:

EL PERRO
  
La finca en la que vivo tiene una vivienda por planta.
Mi morada está en el último piso. En ella desde hace
unas semanas sufro y me sobrecoge cualquier ruido.
He de confesaros con gran vergüenza que abandoné
a mi viejo perro por su abominable deterioro.
De unos días para acá no salgo. Escucho tras la puerta
quejidos y arañazos que se convierten por las noches
en repelentes aullidos que remueven mi conciencia.
Y no duermo. El remordimiento me ahoga. No como, solo
bebo alcohol y ando de un lado para otro tambaleándome.
Pero ayer, a punto de desfallecer, dejé de oír
al animal. Sentí un horror indecible. Quise abrir
pero no lo hice. Sabía que había muerto, que estaba
su cadáver en el umbral y su espíritu esperándome.